Esta semana vengo a hablaros sobre la búsqueda del embarazo. Contado desde la perspectiva de aquel entonces. Fue en mayo de 2011 cuando mi marido y yo decidimos buscar ser papás. Siempre quise ser madre, así que imaginaros, ilusión máxima.

Recuerdo haberle dicho a mi marido:” bueno, pero esto no suele suceder rápido, y menos yo, porque tengo menstruaciones irregulares” (alguna ginecóloga había dicho SOP, otra sólo OP ). Llevaba casi 6 años tomando la pastilla anticonceptiva y cuando terminé la última tableta, empezó todo.

Como yo esperaba, mi menstruación sin pastillas fue irregular, creo recordar que solía andar entre 40-60 días, alguna vez incluso más. En diciembre de ese año fui a una revisión ginecológica privada, dónde las había hecho anteriormente  y le comenté que había dejado las pastillas y nuestra intención de conseguir el embarazo, y me dió Ovusitol, que contribuye a regular los ciclos menstruales, mejorar la ovulación y con ello aumentar las probabilidades de quedarse embarazada.

Pero los meses fueron pasando y el embarazo no llegaba. No podía evitar ilusionarme entre períodos. Pero cada regla que llegaba me inundaba en un mar de lágrimas, las ideas negativas me embargaban y  el dolor, profundo, muy profundo  y la culpabilidad es lo que más recuerdo de aquella época.

Pasó un año, y en diciembre de 2012 volví a la ginecóloga. Nos recomendó empezar a hacer alguna prueba. Un espermiograma para mi marido y una histerosalpingografía para mí. Es un tipo de radiografía en tiempo real denominada fluoroscopia para examinar el útero y las trompas de Falopio de una mujer que está teniendo problemas para quedar embarazada. Con toda la impaciencia y la preocupación, nos fuimos a hacer la pruebas a dónde ella nos recomendó.

El espermiograma de mi marido no fue “perfecto”, pero estaba dentro de los valores normales.

Fuimos un día a hacer la histerosalpingografía, me acompañó mi marido, era en otra ciudad y cuando llegamos no hubo manera posible de encontrar aparcamiento, y tuve que entrar sola. Tumbada en la camilla, solo intentaba respirar, por una parte para no tener la zona vaginal contraída, pero por otra porque respiraba tan rápido que pensé que se me salía el corazón de la preocupación y el miedo. No logro recordar cuánto tiempo estuve allí, quizás media hora, no lo sé. Vino una doctora y me dijo lo que tenía tanto miedo de oír: ” tienes una trompa totalmente obstruida y la otra con un líquido que mata los embriones “. Se me cayó el mundo encima,  salí de la consulta y pagué la prueba y en ese momento empecé a llorar de tal manera que no podía parar. Recuerdo recorrer un pasillo enorme para salir, y llora y llora y llora. Llamé a mi marido para saber dónde estaba, pero apenas era capaz de hablar.  Me metí en el coche, no podía parar de llorar. Mi marido intentaba tranquilizarme, pero sólo de pensar en la idea de que quizás no podría ser madre, me estaba deshaciendo por dentro.

Al cabo de unos días volvimos a la ginecóloga y nos recomendó ir al médico de cabecera para que me derivara al ginecólogo y exponerle nuestro caso, pero según ella la única opción era la Fecundación In Vitro. Año y medio atrás, yo pensaba que podía tardar el embarazo, pero no que tuviese que recurrir a tratamientos de fertilidad. Estaba muy muy triste.

Fuimos al médico y nos derivó al servicio de Ginecología y cuando llegamos y le mostramos las pruebas nos dijeron lo mismo, que sólo tenía la opción de FIV, que había una lista de espera de un año más o menos desde que entráramos en ella, pero que lo primero que tenía que hacer era quitar las trompas de Falopio. ¿ Qué ? ¿Por qué ? : ” porque no te sirven para nada, y corres el riesgo de un embarazo ectópico en la que tienes obstruida” ¿ y la otra, no la podemos dejar ? “No, mejor quitar las dos que no te sirven para nada ” . Lágrimas, impotencia, rabia, culpabilidad, tristeza, preguntas, ¿por qué a mí, qué he hecho yo para merecer esto ? Más lágrimas y más y más.

Me resistía a quitar la segunda trompa, pero me dijeron que si no, después de esperar la lista de espera de un año, en el hospital donde me harían la FIV, me obligarían a quitarme la trompa, que yo misma, así que cedí. Sería mi primera operación, estaba bastante asustada.

En Septiembre de 2013, un domingo, por la noche ingresé y a la mañana siguiente fue la operación. Fue por laparoscopia, la operación fue bien, pasé una noche allí y el martes me dieron el alta. Estaba super super hinchada por la operación, con alguna molestia, pero bien.

Pero para mí, desde esa fecha, nada ha vuelto a ser lo mismo, y sé que a muchos les parecerá tontería, soy consciente de que hay muchísimos problemas más graves en el mundo, pero el hecho de saber que JAMÁS podría ser madre de manera natural, un milagro, lo que fuera, me cambió y me dejó una astillita de dolor.

Finalmente, en diciembre de 2013 entregamos los últimos papeles para entrar en la lista  para Fecundación In Vitro. Empezaba la espera.

Hasta aquí el post de hoy, que aún después de tantos años se me humedecen los ojos, ¿cómo fue vuestra búsqueda del embarazo ? Espero vuestras historias, me encantará leeros.


4 commentarios

Ana María · 10 mayo, 2019 a las 15:36

Me encanta tu blog. Normalizas las situaciones de la maternidad y concepción, todo parece tan idílico… pero nada que ver. Yo también pasé por muchas decepciones antes de tener a mi pequeña arcoiris. Espero tus próximos posts, al igual que el resto de mis mosqueteras.

    Eli · 13 mayo, 2019 a las 10:46

    Muchas gracias Ana, un abrazo !!!!!! Todas para una y una para todas !!!!!!

Yurina · 11 mayo, 2019 a las 01:21

Quiero decirte que leí tu historia y nada es imposible para Dios. Pide con Fé y se te dará. El unico consejo que puedo darte es que trates de relajarte…mientras menos piensas en eso…mejor para que tu cuerpo se prepare y quien sabe…la vida puede darte una sopresa. Espero todo salga bien. Gracias por compartir tu historia…no es facil abrirse a los demas. Un abrazo.

    Eli · 13 mayo, 2019 a las 10:45

    gracias por tus palabras. Conseguí ser madre en 2017, lo iré contando en próximos post. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *