Hoy os voy a hablar sobre mi embarazo. Como os conté en el post anterior https://www.lavidaconeli.com/embarazo/fecundacion-in-vitro/ , después de 6 años llegó el ansiado positivo. Alegría, felicidad, totalmente decidida a disfrutarlo,  pero en el fondo  con algo de miedo. Las siguientes dos semanas, hasta la primera ecografía, se me hicieron eternas, aunque sólo tuve manchado ese día y un poquito el día siguiente del positivo. Cuando fuimos a consulta estaba de muy poquito tiempo, pero estaba allí nuestra lentejita.

No tuve naúseas ni mareos ni ningún otro síntoma. Y pensareis, que bien, que suerte, y tenéis razón, pero en el fondo queda el miedo de que se hubiese parado el desarrollo. Pero no, en la siguiente consulta pudimos oír por primera vez el latido de nuestro bebé. Los que sois padres sabéis que momento tan especial, y más viniendo de años de búsqueda del embarazo. Nos confirmaron que sólo había uno. Os confieso que a mí me hubiera gustado que se hubiesen agarrado los dos, porque ya tengo una edad y además eran los últimos que nos quedaban, y eso suponía que si quisiéramos tener más en un futuro habría que empezar de nuevo otra vez (o barajar otras opciones, que ya lo habíamos hablado algo durante  ” la búsqueda ” )

La tranquilidad se vio empañada en la semana 12 cuando empecé a manchar rojo. Me fui a la matrona rápidamente y me mandó al hospital. Me revisaron y el bebé estaba bien y la placenta en principio también.

No fue la única vez. Volví a tener dos manchados más. El último empezó el 8 de julio, muy poquito. Reposé y parecía que paraba hasta que el miércoles 12 julio, con 28 semanas de embarazo, empecé a sangrar más y me fui al hospital. Cuando me mandaron desvestirme me entró el pánico, mi ropa interior estaba empapada.

Había una fisura en la placenta y me dejaron ingresada. Los manchados, aunque no abundantes, no cesaron tampoco. Intentaba estar lo más tranquila posible por mi bebé, y pedí a la familia que no viniera al hospital a visitarme. Todos respetaron mi decisión y es algo que les agradezco mucho. Aunque era consciente de mi situación y los riesgos, al estar sola lo llevaba mejor, intentaba no pensar demasiado. Hablaba con mi bebé y veía la tele. A esto se le suma que mi marido estaba de viaje por Irlanda y no podía venir. Imagino su angustia estando tan lejos y con la incertidumbre de qué iba a pasar. Mi madre se quedó conmigo la mayoría del tiempo, turnándose con mi padre y mi hermano, que tenían que trabajar.

En los siguientes días me pusieron inyecciones para la maduración de los pulmones, y venían todos los días a hacerme monitores a la habitación. En ocasiones marcaba alguna pequeña contracción aunque yo no las notaba (alguna vez la barriga dura, pero contadas veces). Lo que me inquietaba era que yo no notaba moverse al bebé.

Me hicieron varias ecos, y aunque la cantidad de líquido amniótico  era “suficiente” el bebé no cogía peso. Habían pasado doce días desde que ingresé y la última ecografía fue el lunes 24 de julio por la mañana. 30 semanas En ese momento vino la ginecóloga y me dijo que no había crecido y que por seguridad había que sacarlo. Esa tarde me iban a hacer una cesárea para que no hubiera sufrimiento fetal puesto que era muy pequeño.

Mi marido, que (por fin) había llegado de viaje hacía unos días, nos miramos a la cara y se me empañaron los ojos. Estaba muerta de miedo, no sabía cómo estaba mi pequeño realmente ni que iba a pasar. La incertidumbre es algo que te come por dentro. Eso lo llevaba viviendo varios años y como me daría cuenta más tarde, la incertidumbre es compañera de vida, en la maternidad y en todos los ámbitos. Y hay que saber vivir con ella.

Hasta aquí el post de hoy. Me encantaría conocer vuestras historias sobre vuestros embarazos. Os invito a que me acompañéis en mis redes sociales. Un abrazo, pasad buena semana.


2 commentarios

http://canadianorderpharmacy.com/ · 6 junio, 2019 a las 02:38

I will right away clutch your rss feed as I can not find your email subscription hyperlink or newsletter service. Do you have any? Please allow me recognize in order that I may subscribe. Thanks.

    Eli · 7 junio, 2019 a las 12:59

    good afternoon, at the moment I do not have a newsletter. You can follow me on Facebook or Instagram. Thank you,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *